Menu

Cuidados de la columna vertebral e higiene postural

El día de hoy hablaremos sobre los cuidados de la columna vertebral e higiene postural. En posición natural de pie, la columna presenta una forma de “S” que confiere equilibrio a nuestro cuerpo. En esta posición, las vértebras están paralelas unas con otras y los discos invertebrales. Así desempeñan de forma bastante eficiente una función de amortiguación, soportan esfuerzos y presiones uniformemente repartidos.

Posición de “espalda apoyada”: Con la sujeción adecuada, la columna vertebral reencuentra su forma natural de doble “S” y se siente aliviada, particularmente en la zona lumbar.

Cuidados de la columna vertebral e higiene postural

Cuidados de la columna vertebral e higiene postural

Posición de “espalda encorvada”: Sin sujeción adaptada, la espalda del usuario no está apoyada en el respaldo, con lo cual su columna sufre presiones muy fuertes.

¿Sabía que el dolor de espalda constituye la primera causa de incapacidad laboral para los menores de 45 años?

Como consecuencia, la falta de actividad física supone un riesgo para nuestra salud, tanto a nivel muscular como para la columna vertebral y la circulación sanguínea.

Este riesgo nos afecta a todos ya que es una fuente de dolores, enfermedades a largo plazo e incluso crónicas.

Sentarnos bien no es un acto reflejo, sino todo lo contrario. Por tanto es esencial analizar en detalle la problemática de la posición sentada y sus consecuencias en nuestra salud.

¿Sabía que pasamos la mitad de nuestra vida en posición sentada?

Nuestro cuerpo no ha sido concebido para permanecer en posición sentada prolongada, sino para el movimiento. Sin embargo, nuestro estilo de vida actual (necesidades profesionales, desplazamientos, ocio, etc.) conlleva estar durante largos periodos en posición sentada. Permanecemos sentados más de 8 años sin interrupción (80.000) horas en la oficina.

¿Sabía que una sujeción adecuada de su espalda reduce la presión en sus discos invertebrales?

Los discos invertebrales que separan cada vértebra están constituidos por una capa fibrosa rica en líquido y que envuelve un núcleo gelatinoso. Para no perder su elasticidad, el disco necesita una regeneración constante.

Una posición estática provoca una subalimentación del disco; se deforma y se rompe con facilidad. Este “desecamiento” del disco ocasiona dolores y a largo plazo puede hacer que el núcleo salga del disco (presión sobre el nervio ciático, lumbago, ciática o hernia discal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *